Quien odia, dificilmente provoque un daño al odiado,…

Publicidad Google

Quien odia, dificilmente provoque un daño al odiado, pero para sí mismo es seguro.

Autor: Oscar Adradas

Publicada por: Oscar Adradas

Publicidad Google